No me queda más remedio que violar a esta morena

0 views
|

Esta morena de 18 años no paraba de calentarme cada vez que me veía por la calle. Sus miradas eran como puñales que penetraban en mi, pero hoy, me he visto en la obligación de follármela durante toda la mañana. Vaya pibonazo por Dios bendito.