Nunca se sabe qué reuniones traviesas se encuentran